Pastel de tiñosu o cabracho.

Relato  tomado  de ” Cuadernos de viaje de una  familia  de tres”.

img_2163

La excusa  fue  el  trabajo  sobre  el  románico que  tenía que  hacer la  criatura para  realizar un viaje que teníamos en mente  desde  tiempo  ha, visitar  Asturias, tierra por la que  uno reconoce debilidad,   en época invernal , fuera de las muchedumbres  veraniegas. La leyenda del beso de Favila hizo posible esta andanza.

Asturias  nos  recibió  con la mágica y  clara  luz que  sólo  el sol invernal posee , contemplamos el macizo de Ubiña  con su majestuosa  Peña  Rueda,  desde el  mirador  del Fitu pudimos  ver la belleza  de la Sierra  del Sueve y  de fondo los impresionantes  Picos de Europa en  todo  su  esplendor . Nuestro  destino  era el  monasterio  benedicitino de San Pedro  de Villanueva  , hoy   Parador Nacional de Cangas de Onís, un  lujo  al  alcance de todos. Allí brilla con luz propia la Iglesia, traqueado  jaqués  como  muestra de  su vinculación compostelana , planta  basilical de  tres  naves , forma de  cruz,  portada con arco de medio punto   con la leyenda del beso  de Favila representada en  los  capiteles de la misma, desde  la despedida de  su amada Froiluba hasta su  muerte  en la  lucha con el oso ,amén de su ascenso  celestial.  Su ubicación junto  a un tejo , árbol  con mágicas connotaciones  para culturas primitivas, así como las  pecaminosas  ménsulas  que   hay en el  exterior  de  las naves  no  hacen  sino aumentar su  belleza.

Cenando unas  excelsas croquetinas  al  cabrales en La Sifonería, sitio  más que recomendable , Tinín ,  al  tiempo  que escanciaba  la  sidra  desde una altura cercana  a la troposfera, nos comentaba que  estos eran los  días buenos para  poder  ver  el Cuelebre,   que el Río Dobra  ,en  la  olla de San Vicente, era un  lugar  perfecto para  avistarlo y  que no  nos preocupásemos, que el Busgosu nos protegería. Fuimos, no lo  encontramos,  pero  el  recorrido por  la ribera del  dicho  río , su puente  medieval y la referida poza  quedará en nuestro recuerdo.

La vuelta a casa, despacio y   sin prisas , nos llevo   por lugares como el  desfiladero  de La Hermida, por pueblos  como  San Juan de Beleño o Abriego, en pleno Parque  Nacional de Ponga con la  Peña Taranes  vigilando, el nevado Pontón  y  el pantano de Riaño fueron el punto final  de  un   viaje  para  recordar.

El plato  de  hoy  es un  pequeño homenaje  a esta  región que  todos  los años  nos  acoge y mima así como a un buen amigo  asturiano, de nombre imperial, que  nos  enseñó  a querer a  su tierra. La receta la  tomé de un  libro de  cocina vasca, la   firmaba nada más y  nada menos que  José  María  Arzak,  ingredientes fáciles de   obtener y  resultado  espectacular.   Un poco de paciencia  y  os  sacarán a hombros  cuando lo degusten.

Tiempo de  elaboración : 2  horas aproximadamente

Nivel de  dificultad : medio  , pelín laborioso.

Ingredientes:

  • Un cabracho o  tiñosu de un  kilo
  • Ocho  huevos
  • Salsa de  tomate , aproximadamente   250 gramos.
  • Leche  evaporada, aproximadamente  250  ml. La misma  cantidad de  nata  es otra opción  válida (  engorda más).
  • Una  cebolla  , un  puerro y  un diente de  ajo
  • Sal y  pimienta.

    Elaboración:

  1. Pongo a pochar las  verduras , añadiendo  entonces el pescado  troceado. Se  pone a hervir el  tiempo  necesario  para  poder retirar la  carne de las espinas,  unos   10 minutos aproximadamente. Desmenuzo y reservo. Con las espinas  y  cabeza se hace un  caldo de la mejor  calidad .
  2. Mientras hierve el pescado , bato los huevos  añadiendo   la salsa de  tomate y la leche evaporada.
  3. Añado la  carne del pescado   y   se pasa por la   batidora  hasta  comprobar que hay  una  mezcla homogénea.
  4.  Preparo  un molde  untándolo con  mantequilla y  pan  rallado para que  me  facilite el desmolde posterior.
  5. Añado la mezcla y  lo introduzco al baño  maría en el horno  a 180º durante  una hora aproximadamente , comprobando  con  un cuchillo alargado  si  está cuajado en ese  tiempo.
  6. Saco del  horno y dejo  templar  para desmoldar.Dejo  enfriar.
  7. Se filetea y  presenta  acompañado  de salsa  rosa.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pescados. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s