Alcachofas con almejas.

img_1736

Muchos  viernes  acabábamos  en ” La casa del Pulpo”, el   pequeño  bar donde Moncho cocía los preciados  cefalópodos en  su  gran  olla de  cobre, las raciones generosas, por encima de lo  normal, en agradecimiento por  tratar a su  Maruxa de la ” vaporosis”. Nada de cañas, la medida mínima era una  pinta, a  todas luces  necesaria para combatir la rabia que salía de los seleccionados pimientos de Padrón  que  nos ponía como   tapa. El jefe Resines , disciplina germánica y formación  inglesa, invitaba generosamente al tiempo que  Antonio, mi buen Antonio, ajeno  al picor  de las solanáceas,  seguía en  su  mundo, el de la  búsqueda  de la felicidad, aún continúa  así.

La semana  había sido  complicada, como la  mayoría , ocho ingresos en la última guardia que descabalaban  la  programación prevista a nuestro llorado y  recordado  Juan Arias. Ramón , el auténtico Dr. Jekyll y Mr. Hyde , llegaba del  ambulatorio cuando servían la primera ración del mejor pulpo a  feira de  todo  Madrid.  Javier, sonriente  como  siempre,recordaba la   última trastada que  se nos  había ocurrido, la de inyectar Seguril  en la naranjas que   Manolo  se tomaba  antes de  acostarse y  que   le tenía  todas las  noches de  guardia  yendo y  viniendo  al  baño  preguntándose  si  no sería  el  momento de  visitar a  los   urólogos aunque  esto  sólo le pasase en la guardias. ” Igual  es  el  estrés , Manolo ”  afirmaba   Jesús  poniendo  su  mejor cara de bueno, la  de no  haber  roto  un  plato  en su  vida, la  de parecer  ajeno al  hecho.

Sección C , Trauma II, hospital  12  de  Octubre , ése  fue  el  lugar  donde  hice la residencia, sensación permanente de  estar  en familia. Recuerdos  de  auténticos  puzzles óseos resueltos  con el  habitual  buen  hacer de la casa , de guardias agotadoras  que  acababan a   altas horas  de la  madrugada  con una  partida de mus y  una  coca-cola  tenuemente perfumada  con agua de  vida , recuerdos  de  risas, muchas, y de lágrimas , más de las  que   por ley de vida nos hubiese tocado. Unos son jefes de servicio, otros  lo son de sí mismo, unos quedaron  y  otros nos fuimos,  pero todos  sabemos de dónde venimos.

La receta de  hoy es de ésas que dejan huella , hace  tiempo la probé en un restaurante en el bello pueblo de Laguardia  transformándose en  uno de  mis platos  favoritos. He seguido las  indicaciones que  Martín Berasategui  explicó  en  un divertido   programa de televisión, Robin Food.  En  mi caso ,  la calidad de  las  alcachofas  no  fue la  deseada  por  lo que  pido  disculpas por no estar  emplatado como me  hubiere  gustado.

Tiempo de  elaboración: 1 hora.

Nivel de dificultad: Medio, tirando a bajo.

Ingredientes para  4  personas.

  • 12/14  alcachofas.
  • 1/2 Kg. de almejas.
  • 2/3 dientes de  ajos
  • 250 ml. caldo de pescado.
  • 1 vaso de  vino  blanco.
  • 1 cucharada  rasa de  harina
  • 3 /4 cucharadas de  aceite.
  • Perejil  picado, una  cucharada aproximadamente.
  • 1 cayena  ( opcional).
  • Agua y sal

Elaboración:

  1. Pongo agua  con sal  a  hervir.
  2. Pelo las alcachofas , retirando las hojas exteriores hasta  que  se desprendan fácilmente, con ayuda de un  cuchillo afilado pelo  cuidadosamente el tallo.Según las limpio las echo  en el  agua  caliente , rectifico  de sal. Hervir durante 15 minutos. Reservo  en  su  caldo.
  3. En  una  tartera   con aceite   a  fuego  bajo   echo  el  ajo  finamente  picado , cuando  empiece a  dorarse añado  la  cucharada rasa de harina  y  remuevo  con ayuda de una cuchara de  madera vigilando  que  no  se queme.
  4.  Subo el  fuego  levemente e  incorporo el vaso de  vino  moviendo constantemente la cuchara  con el  fin  de  deshacer la harina al  tiempo  que  se evapora  el alcohol, durante  un  par de minutos.
  5.  Vierto   poco a poco el caldo de pescado y  sigo  removiendo hasta  conseguir la una mezcla homogénea, levemente espesa.
  6.  Aumento la  intensidad del  fuego y  añado las almejas manteniéndolas  hasta  que se abren , momento  en el  que las saco y reservo.
  7. Paso las alcachofas a un escurridor  y las  corto por la  mitad, retirando  alguna  hoja dura que pueda haberse quedado.
  8. Incorporo éstas a la  salsa para que  hiervan a  fuego  medio  durante   cinco minutos , añadiendo  posteriormente las almejas, cociendo en  conjunto otros  dos o tres minutos  más. Espolvoreo  el perejil por  encima.
  9. Sirvo y  emplato.

img_1742

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Verduras. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Alcachofas con almejas.

  1. FE dijo:

    Qué delicia de receta y de mujer que tienes, querido Agustín
    Vaya detallazo!! Han nombrado tu blog en el programa del ciudadano García.
    Todo un honor.

    Un beso

    Me gusta

  2. pedro dijo:

    Hola Agustin , buen blog , y me ha encantado la foto del txoco , que por lo menos tiene 20 años. En Enero te invito a que nos lo prepares en el txoco , comida de traumas gastros .
    Yo tambien me entere por Mar !,

    Me gusta

  3. viveycocina dijo:

    Jo qué buena pinta! Me encantan las alcachofas, pero nunca las he probado con almejas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s