Rape con salsa de almendras .

img_2097

El pérfido  e inquisidor espejo del  cuarto de baño me recuerda con cierta frecuencia que mi cuerpo  comienza a semejarse más al de un pilier que al del corredor de  fondo que un día fui .

Eran los  tiempos de Naranjito  cuando formé parte del  equipo de atletismo de La Laboral de  Alcalá,  daba igual  que   lloviera o  hiciese  frío, daba igual que  hubiera viento  o picase  el  sol, había  que  correr  y   punto. Las mismas   zapatillas nos  valían  para  correr , jugar al  fútbol o  al  baloncesto, no  sabíamos lo que eran las  camisetas técnicas ni  los  suplementos   proteicos más  allá de las lentejas o  garbanzos que cada uno devoraba en su  casa y  sorprendentemente  con todas estas  carencias conseguíamos hacer buenas marcas. Por aquella época  Michael Jackson  cantaba  Billie  King, apareció Mecano y  España entraba en la  OTAN ,  nosotros seguíamos entrenando  ajenos a  todo ello. Alba, Serrano , Pozo y   yo éramos los miembros del equipo  de fondo y medio fondo, camiseta morada y   pantalón blanco, los  cuatro  delgados  casi  al  punto de  parecer famélicos, ganamos  campeonatos  locales ,  también regionales  venciendo  al  todopoderoso Tajamar, nos dirigía  aquel que  marcaba el ritmo de  trabajo con mano de  hierro  bajo guante de seda, José Mari Lasaosa. A él le escuché por   primera vez aquello  que reza  ” ni  el  esfuerzo ni  el  sacrificio se negocian , se  ponen en práctica”  , máxima que desde entonces tengo presente.

Mientras  gobernaba Gorbachov y  U2  arrasaba con With or  without you,  uno  se hizo  militar de caballería,  otro  funcionario  de prisiones, también hubo  quien se perdió en la noche y  de mí  bien sabéis  cuál  fue mi  destino. Seguí  corriendo hasta cuarto de carrera, luego las  exigencias  académicas y  profesionales junto  con un más que probable cambio  de metabolismo fueron las  causantes del progresivo  cambio  físico, quizá también  tuvo  algo  que  ver  el gusto por  la buena  mesa, sobre  todo  si  a la calidad  se le añadía cantidad.

Esta  semana Avelino puso  ante  mí un lomo  de rape difícilmente resistible, sabedor de  mi  debilidad  por este bicho, estaba  destinado a esta receta tan fácil  como  rápida de  hacer. Peligrosamente  rica se recomienda comer  con el pan  los suficientemente alejado. Estáis avisados.

PD: A veces  miro el perfil  de   mi delator  espejo  buscando  algún atisbo de  concavidad en él  que sea la  causante de la distorsión  de mi  figura….  No la hay.

Tiempo de  elaboración : 45 minutos.

Nivel de  dificultad : Se  hace con la  gorra.

Ingredientes para 4 personas

  • 800 gramos de rape , mejor en  forma de  medallones  sin hueso.
  • Medio litro de caldo de pescado hecho  con los  huesos  del rape.
  • Cuarto y  mitad  de almejas.( opcional)
  • 100 cc. de vino  blanco.
  • 50 cc. de coñac, cuanto  mejor sea más bueno  saldrá.
  • 60  gramos de   pan duro  troceado.
  • 2/3 dientes de ajo  fileteado.
  • 100  gramos de  almendras  fileteadas.
  • Un  puñado  de piñones. (opcional)
  • Sal, perejil, pimienta y  aceite.

Elaboración:

  1. Salpimento los medallones de  rape , los paso ligeramente por harina y  los  frío en  aceite de oliva. Reservo.
  2. Pongo los  ajos  fileteados en  un  poco  de aceite a  fuego  bajo.
  3. Cuando comiencen a dorarse  añado el pan , las almendras y  los piñones , dejándolos  hacer  hasta   se  tuestan ligeramente.
  4. Echo el  vino  y  el  coñac, aumento la  intensidad del  fuego y  dejo  que  se evapore el  alcohol de. Añado  300 cc. de caldo de pescado  caliente y  pongo a hervir durante  10  minutos.
  5. Una  vez  pasado ese tiempo , retiro  algunas almendras y   piñones, el  resto del caldos  se pasa por la    batidora. Si la  salsa  queda muy espesa se añade más caldo de pescado  hasta   conseguir la  textura deseada. Se  guarda.
  6. Se  colocan los  medallones  de rape en el  fondo  de la marmita , añado las almejas y  el  perejil picado y cubro  con la salsa , moviendo la misma  a fuego  medio durante  5 minutos  hasta  que  se liga bien  el  aderezo.
  7. Dejo reposar unos  minutos y  añado las almendras y   los piñones  que  guardé anteriormente
  8. Emplato  y  devoro manteniendo  lejos la hogaza de pan.

img_2095

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pescados. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Rape con salsa de almendras .

  1. Mamen dijo:

    Este fin de semana lo preparé y he de decir que incluso dejándolo hecho por la mañana estaba fantástico a mediodía.Lo acompañamos de un Ribeiro y cayeron 2 barras de pan en el mojeque!. Un éxito

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s